logo

La Dirección de Telemadrid bajo la sombra de la corrupción PDF Imprimir E-Mail

Antonio Moreno, presidente del Consejo, apareció en el “caso Naseiro” y el director general, José Antonio Sánchez, en los papeles de Bárcenas

Sección Sindical de UGT

  La actual Dirección de Telemadrid está salpicada por dos escándalos de presunta corrupción y financiación ilegal del Partido Popular como son el caso “Naseiro” y el caso “Bárcenas”, en las personas del nuevo presidente del Consejo de Administración, Arturo Moreno Garcerán, y el director general de la cadena, José Antonio Sánchez.   
  Arturo Moreno Garcerán, elegido presidente del Ente Público Radio Televisión Madrid con los votos de los consejeros del PP, era vicesecretario general del PP cuando estalló el asunto Naseiro en 1990. Un juez instructor de Valencia dictó entonces auto de procesamiento contra varios miembros del Partido Popular entre los que se encontraban su tesorero Rosendo Naseiro y Ángel Sanchis, diputado por Valencia y también antiguo tesorero del partido.
  El procesamiento de estos miembros del PP tuvo lugar tras haberse realizado escuchas telefónicas a otro miembro del partido, el concejal de Valencia Salvador Palop, cuyo hermano estaba siendo investigado por narcotráfico. Estas escuchas descubrieron un supuesto caso de financiación ilegal del Partido Popular y de enriquecimiento personal de algunos implicados.
  En esas conversaciones telefónicas difundidas por la prensa, aparecía Arturo Moreno Garcerán hablando con Palop de reparto de comisiones y maniobras internas para hacerse con el control de las finazas del PP (El País 11 de mayo de 1990).  
  arturo-moreno.jpgEl escándalo llevó al entonces presidente del Gobierno español, José María Aznar, a encargar a un jóven Alberto Ruiz-Gallardón (en esa época senador y presidente del Comité de Conflictos y Disciplina del PP) un informe interno en el que estableció responsabilidades políticas para Rosendo Naseiro, Ángel Sánchis, Salvador Palop y ... Arturo Moreno Garcerán.
  Según este informe de Gallardón , el hoy presidente del Consejo de Administración de Telemadrid y entonces número tres del PP, “los hechos revelan que el vicesecretario general, Arturo Moreno, consintió la existencia de un grupo identificable en una unidad de propósitos políticos dentro del partido de forma no oficial y con actuación al margen de la estructura orgánica del partido. Igualmente, se acredita entre los miembros del grupo una comunidad de intereses económicos al margen del partido, cuya concreción se manifiesta en la sociedad Futuro Financiero. Esta Sociedad no participa en la actividad objeto de este informe ni es destinataria de fondos relacionados con la financiación del Partido Popular, pero es el común denominador de los intereses económicos privados de algunos de sus miembros, concretamente del propio Arturo Moreno, de Salvador Palop, y de Miguel Ángel Cortés, que abandona su responsabilidad ejecutiva en la empresa a raíz de su elección como diputado.”
  Arturo Moreno, definido por el diario La Razón (19 de septiembre de 2009) como “una joven promesa del PP aglutinador  de un grupo de jóvenes liberales , ambiciosos e ilustrados , los cuales aspiraban a sustituir al fraguismo”, se vió forzador a dimitir como vicesecretario general y responsable de acción electoral del PP .Cargos que Moreno, en aquel 1990, compatibilizaba con el de vicepresidente del Grupo Futuro Financiero , una firma de gestión de patrimonios y de inversión en bolsa que aparece mencionada varias veces en el sumario judicial del “caso Naseiro” y en la que también eran accionistas Palop y otros destacados dirigentes del PP.
  Pero el “caso Naseiro” terminaría archivado en el Tribunal Supremo por irregularidades en la instrucción del sumario y las famosas grabaciones telefónicas de los presuntos implicados fueron destruidas por orden judicial.

José Antonio Sánchez y el “caso Bárcenas”       

  La historia se repite como en “El Día de la Marmota” con otro tesorero del PP, Luis Bárcenas, y presuntos pagos en B de la caja del Partido, comisiones ilegales y cuentas en Suiza. Los supuestos papeles de Bárcenas y su contabilidad paralela del PP son difundidos primero por “El País” y luego por “El Mundo” . Y es en es diario donde aparece citado ... el actual director general de Telemadrid José Antonio Sánchez.
  En la información de este diario se dice que “en 1994 aparecen, por primera vez, pagos a un periodista. Según los apuntes del ex tesorero popular, se trata de José Antonio Sánchez, en aquellas fechas cronista parlamentario del periódico ABC. La primera anotación se registra en mayo por importe de 400.000 pesetas y la siguiente, en diciembre por ese mismo importe. Sánchez fue nombrado en julio de 2002, a propuesta del Gobierno del Partido Popular, director general de Radiotelevisión Española. Posteriormente fue también director general de Telemadrid, con el Gobierno de Esperanza Aguirre”.
  Al año siguente, 1995, José Antonio Sánchez vuelve a recibir dinero B del PP según El Mundo : “La contabilidad anotada por Luis Bárcenas durante 1995 también mantiene los supuestos pagos al periodista de ABC José Antonio Sánchez. Aparece bajo la identidad J.A. Sánchez y un nombre entre paréntesis: M.A. Rod, con toda seguridad Miguel Ángel Rodríguez. El hombre más cercano a Aznar era, en ese momento, jefe de prensa del partido. Al año siguiente, el PP ganó las elecciones y José María Aznar nombró a Miguel Ángel Rodríguez portavoz del Gobierno. El dinero aparentemente recibido por José Antonio Sánchez es muy inferior al del año anterior: únicamente figura una salida de 300.000 pesetas con destino a él en el mes de julio. En 1994 habría cobrado 800.000 pesetas.”
  A día de hoy José Antonio Sánchez no ha aclarado ni desmentido la información publicada en “El Mundo” y   sigue como director general de Telemadrid. Eso sí, imputado en una querella presentada por CCOO por cinco delitos : contra los trabajadores, prevaricación, tráfico de influencias, malversación de fondos públicos y delito societario. Además de ser el responsable principal del despido de 829 trabajadores de Telemadrid con un ERE declarado en marzo como NO AJUSTADO A DERECHO en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid y todavía pendiente de los recursos presentados ante el Tribunal Supremo.  

La conexión Telefónica

  La querella contra Sánchez tiene relación precisamente con su gestión tras el ERE. A los pocos días de ejecutar el despido masivo de trabajadores, en enero de 2013 , Sánchez firmó la adjudicación de la producción y realización de la señal de Telemadrid (a dedo y sin concurso público según los sindicatos) a una filial de Telefónica: Telefónica Boradcast Services, TBS. Tras cobrar desde entonces en torno al 1.500.000 euros de Telemadrid por esos servicios, TBS acaba de renovar el contrato al ser el ganador del concurso convocado al efecto y en el que la dirección de Telemadrid no quiso ni estudiar la oferta presentada por un grupo de ex trabajadores integrados en la Asociación de Afectados por la Gestión de la Televisión Pública Madrid y cuyo proyecto costaba para las arcas de Telemadrid la mitad que el de Telefónica.
El problema es que José Antonio Sánchez, es directivo en excedencia de Teléfonica, concretamente director general de la División Latinoamericana de Telefónica Internacional desde el 2004 hasta el 2011, cuando fue nombrado por director general de Telemadrid por Esperanza Aguirre.
  Una presencia, la de Telefónica, que se refuerza en Telemadrid desde esta semana con el nombramiento de Arturo Moreno Garcerán como presidente del Consejo de Administración. Tras dejar la primera línea de la política en el PP con el caso Naseiro, Moreno pasa a ocupar diversos cargos directivos en el sector privado hasta recalar  en 1998 en... Telefónica . Primero como director general adjunto de Relaciones Institucionales en Telefónica y después como director general adjunto al Presidente en Telefónica Media. Puesto este último que abandonaría en 2008 para ser asesor externo de Ribera Salud, una de las compañías con las que la Comunidad de Madrid quiere privatizar hospitales y ambulatorios.
  Demasiadas dudas y demasiados escándalos para una Telemadrid, desmantelada y desguazada tras el ERE y hundida en las audiencias por la manipulación informativa y el descrédito de los ciudadanos de Madrid.

 
< Anterior   Siguiente >