logo

TAÑEN CAMPANAS EN EL JARDÍN DE LAS HESPÉRIDES (nº63) PDF Imprimir E-Mail

José M. Gallego Gamoneda. Arquitecto y Urbanista  


  En la última semana del pasado Septiembre el dios de la lluvia volvió a llorar sobre las costas del sur y el levante español. Nuestro imaginario colectivo acepta como inevitables sus periódicas y otoñales devastaciones atribuyéndolas a la geografía y considerándolas vomitorios recurrentes. Conviene saber sin embargo que tal conclusión es una falacia construida sobre interesadas campañas de desinformación y espurios “argumentum ad consequentiam”. Hay suficientes datos y opiniones de expertos independientes que cuestionan tales voluntarismos, relacionando más bien las catástrofes a la siguiente interpretación de ciertas idiosincrasias:
                 AVARICIA + CORRUPCIÓN + INCOMPETENCIA + LLUVIAS =  DESTRUCCIÓN, DESOLACIÓN Y MUERTES  1_ilustracion_1.jpg
  Esta ecuación pretende interpretar un proceso polifacético, un horror cronificado sin responsabilidades ni responsables, un escote sangriento con churretes de cieno y barro.

   ANTECEDENTES
  Uno de los pocos fenómenos predecibles de nuestro clima es sin duda el de los temporales de levante que casi todos los otoños afectan a las Comunidades mediterráneas. Pueden ser intensos incluso catastróficos, pero es raro el año en el que durante el trimestre septiembre-noviembre no se produce algún episodio de lluvias intensas en Cataluña, la Comunidad Valenciana, Baleares, Murcia o Andalucía oriental.
Las efemérides meteorológicas recogen los episodios más notables y abundan los que dramatizan las crónicas de nuestra historia reciente. Actualmente no parece necesario ningún meteoro singular para que cada otoño veamos en prensa y televisión imágenes de zonas urbanas inundadas por algún torrente, o simplemente anegadas por precipitaciones de intensidad diversa (Y eso que la peligrosidad está prevenida o cuanto menos alertada por el propio nomenclátor, como es el caso  del río Guadalentín cuyo nombre en árabe: “Oued al Lentin”, significa “río de fango”; ¿no dice nada?). Se trata del afluente más grande por la derecha del río Segura con un caudal muy variable, siendo capaz de pasar de una sequedad extrema a la mayor de las crecidas en unas pocas horas. Es también conocido como “el río más salvaje de Europa”, pero ni todos estos datos ni las muertes periódicas parecen ser suficientes para inquietar ni generar medidas preventivas adecuadas.[

  En los medios de comunicación es habitual presentar a los habitantes de las zonas afectadas como víctimas propiciatorias que manifiestan ante las cámaras compungidos y sumisos: “excepto los que no llueve, todos los años ocurre lo mismo”. A veces la crónica también incluye algún testimonio airado pero como imbuido de fatalismo ancestral, contextualizado por procesiones y ofrendas mendicantes a la patrona local. Y así, expresiones como: la “nube de San Lucas”, las “riadas de Santa Teresa”, de “San Calixto” o de “Todos los Santos”, correlacionan catástrofes y sus témporas evidenciando una aparente y limitada capacidad intelectual disponible para una reflexión consecuente que tras analizar el gravísimo problema, exija soluciones pero eso sí, dirigidas a los poderes terrenales temporales. Y no es preciso mencionar lugares concretos, la lista es larga y casi siempre son áreas de nueva construcción, urbanizaciones de segunda residencia levantadas durante los años del desarrollo tardo franquista o fruto de las fiebres de expansión urbanística que desde hace tiempo sufre el litoral 1_riada.jpgmediterráneo. Da igual los litros de agua recogidos por metro cuadrado, cuando llueve intensamente el agua busca su camino por donde siempre fluyó y es inútil que los antiguos cursos naturales se hayan remozado si el remedio se limita a un maquillaje cosmético. Los expertos afirman que el peor error que se puede cometer en esta época de concienciación frente al calentamiento global, es confundir los riesgos del cambio climático con las consecuencias de la invasión del territorio. Aunque no es descartable que el nuevo escenario de variabilidad climática que vivimos haya influido en algunos episodios de lluvias torrenciales, es aún más evidente que un alto porcentaje de los daños y pérdidas no tienen su origen en la violencia de los fenómenos atmosféricos, sino en la improcedente presencia de asentamientos humanos en puntos de riesgo-peligro.

  Otra concausa que se omite es la transformación radical del medio natural realizada por los seres humanos en diversas épocas y casi nunca restaurada después, pese a saberse hoy que un ecosistema natural es un complejo sistema integrado de frágil equilibrio. Disponemos de un ejemplo cercano y sufrimos sus consecuencias tras catástrofes como la reciente que comentamos: los bosques próximos a Cartagena arrasados en su día para la construcción de la Armada Invencible. Su tala total nunca ha sido repoblada y su defecto contribuye al progresivo agravamiento posterior a la devastación de tormentas torrenciales, al propiciar éstas el lavado y empobrecimiento progresivo del suelo desprotegido, lo que conduce a la desertificación en una dinámica retroalimentada. 
     
LA METEOROLOGÍA

  Desde aquella celebrada ocurrencia de nuestro inefable “Gila” según la cual: “El hombre del tiempo es un señor que cuando llueve….. lo dice”, se ha ampliado y profundizado notablemente el conocimiento sobre esta ciencia y se ha avanzado en su predicción, sin olvidar la fundamental aportación de las tecnologías de visión, estudio y seguimiento del clima mediante satélites geoestacionarios.
1_mapa.jpg
  Cabe concretar sucintamente los factores intervinientes y su efecto combinado. 1.  LA SINGULARIDAD TÉRMICA DEL MAR MEDITERRÁNEO, con temperaturas superiores a las de las regiones circundantes durante buena parte del año. Constituye una importante reserva energética y origina la existencia sobre sus aguas, hasta 1.000 o 1.500 m. de altura, de una masa de aire “mediterránea” relativamente cálida, muy húmeda y con marcada inestabilidad.  2.  LA PRESENCIA AL  SUR  O  SUROESTE  DE LA PENÍNSULA IBÉRICA DE UNA DEPRESIÓN DE NIVELES ALTOS O “GOTA DE AIRE FRÍO” GENERADORA DE UN ESCENARIO-INGREDIENTE ADECUADO. La zona delantera de la depresión (área de difluencia) suele ser un área favorable para desarrollos ciclónicos en niveles bajos. Si este desarrollo ocurre sobre el área mediterránea, suele aparecer un flujo cálido y húmedo del sureste que al chocar contra los relieves del litoral provoca la inestabilidad y la aparición de grandes masas de cumulonimbos  (nubes  de  gran  desarrollo  vertical,  formadas  internamente por  una  columna  de  aire cálido y húmedo que se eleva en forma de espiral rotatoria) que dan lugar a las lluvias torrenciales.

(*) En la mitología griega, las Hespérides eran las ninfas que cuidaban un maravilloso jardín en un lejano rincón del occidente, situado cerca de la cordillera del Atlas al borde del  Océano que circundaba el mundo.  Según el poeta griego Estesícoro y el geógrafo también griego Estrabón,  las Hespérides estaban en Tartessos, un lugar situado en el sur de la península Ibérica.


3. LA ESTRUCTURA OROGRÁFICA EN LA PEQUEÑA ESCALA juega un papel relevante condicionando el flujo cálido y húmedo a niveles bajos provocando potentes convergencias locales donde dos o más de estas corrientes confluyen. Allí las precipitaciones son más abundantes y duraderas y por consiguiente se alcanzan los máximos de precipitación.                                                               

  Actualmente se consideran seis tipos de situaciones en las que es muy probable que se registren precipitaciones de tipo torrencial en el área mediterránea. Se emplean también modelos numéricos, y la consideración sobrepuesta de ambos instrumentos conduce a establecer criterios de “Predicción a Corto Plazo” (12 a 36 h.);  y/o  “Vigilancia a muy Corto Plazo”  (0 a 6 h.).
  El segundo satélite europeo de órbita polar, el MetOp-B, será lanzado el lunes 15/Oct/2.012 a bordo de un cohete Soyuz desde el cosmódromo de Baikonur (Kazajistán) para mejorar las predicciones meteorológicas. El MetOp-B es el segundo aparato de los tres que componen la nueva generación de satélites meteorológicos europeos que orbitan a una distancia de 817 kilómetros. Disponen de nuevas tecnologías que permitirán pronósticos para cinco días, frente a los tres del Meteosat.
“El Estado del Arte” (denominación del grado de desarrollo del conocimiento científico sobre un tema del saber humano) sobre estas materias ha progresado notablemente pero como es obvio, su aplicabilidad y efecto real para la prevención no puede ser otra cosa que “propositiva”.

LOS MAPAS DE RIESGO1_1.jpg

  En los últimos cincuenta años el número de desastres naturales en el mundo se ha multiplicado por diez y los daños se han incrementado 25 veces. Entre los elementos potenciadores de esta tendencia se encuentran el crecimiento de la población urbana y la concentración de asentamientos en zonas expuestas a inundaciones, terremotos, tsunamis y otros peligros naturales. A partir de la nueva Ley del Suelo estatal de 2.008, ó de la normativa que en cada caso haya en las Comunidades Autónomas, los “Mapas de Riesgos Medioambientales” deben consultarse siempre que vayan a desarrollarse nuevos proyectos urbanísticos en un territorio, ya sea una comunidad autónoma, una comarca o un municipio. En concreto, el artículo 15 de la Ley Estatal del Suelo señala que las nuevas actuaciones urbanísticas deben acompañarse de un “Informe de Sostenibilidad Ambiental” en el que debe incluirse, entre otros aspectos, un mapa de riegos naturales del área objeto de actuación. Por ello, la legislación obliga a elaborar mapas para todos y cada uno de los riesgos naturales que puedan afectar a dicho territorio. En caso de detectarse sectores de alto riesgo, se tiene que declarar suelo no urbanizable, o en todo caso rural, como indica la nueva clasificación del suelo.
  El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM), en cumplimiento de la Directiva 60/2007 de gestión de espacios inundables en Europa, está desarrollando el denominado "Sistema Nacional de Cartografía de Zonas Inundables" que, cuando concluya, dentro de unos años, será la cartografía oficial de riesgo a nivel nacional.

DATOS DEL SUCESO

  La estimación y descripción de catástrofes y calamidades asociadas a un territorio suelen tomar como elementos de juicio y análisis casi únicamente la valoración y tasación  económica contabilizando los efectos ocasionados económicamente. Ello determina visiones unidireccionales limitadas al plano material, coherentes con las ideas dominantes.  Asumiendo aquí las limitaciones propias de un análisis que no ha podido reconocer los problemas in situ, requisito fundamental, se comparten a continuación datos fragmentados diversos cuya compilación pretende ser una aproximación a la interpretación del impacto real sufrido (las fuentes informativas de procedencia se indican al  final del artículo):
-    Las tormentas referidas produjeron numerosas afectaciones en el Sureste español (Comunidad Valenciana, Murcia, y Andalucía), incluyendo en ello numerosos Términos Municipales (Puerto Lumbreras, Sangonera, Lorca, Álora Málaga, Guadalhorce, Villanueva del Trabuco, etc.). Como es de suponer, el impacto es también sociológico.
-    La denominada “gota fría” ha dejado “este año”, trece víctimas mortales. En otro nivel de importancia: innumerables daños en ganadería, agricultura e infraestructuras (También afectaciones en 2.040 Comercios e industrias, en 12.660 Viviendas y en 3.400 Vehículos).
1_2.jpg-    Se  valoran  daños en  Infraestructuras Viarias (importe aproximado a 120 M. €, sin incluir en ello roturas y/o colapso de Puentes: 2 en Murcia, 1 en Almería, y 1 en Málaga). Están afectadas la A-7 y la Autopista de peaje, por rotura de puentes (Enlace de Almería y Murcia). A la caída de un puente en la autopista Vera-Cartagena y el corte de la Autovía del Mediterráneo a la altura de Huércal-Overa (Almería) por balsas de agua, se ha sumado el corte de la A-350 entre Huércal-Overa y Pulpí, que constituía el único enlace entre las región murciana y la comunidad andaluza.
 La DGT ha cortado el tráfico en la Autovía del Mediterráneo (A-7) a su paso por el término municipal de Huércal-Overa, en Almería. El nivel negro de circulación afecta a ambos sentidos de la vía. En total, son cinco las carreteras que permanecen cortadas al tráfico en la provincia almeriense debido a las inundaciones. En el término municipal de Zurgena está cerrada a la circulación rodada la A-334 mientras que en Sorbas afecta a la AL-6110. Otra decena de carreteras de la red provincial se están viendo afectadas por incidencias que están ralentizando la circulación y obligan a extremar la precaución aunque están abiertas al tránsito de vehículo con restricciones.
   La Subdelegación del Gobierno central ha informado, asimismo, del corte al tráfico de la AL-3113 a su paso por la barriada de Costacabana, en la capital almeriense, una vía que está atravesada por varias ramblas.
               
  Los dos puentes destruidos en la autovía A7 y en la autopista AP7, que une Cartagena con Vera, no quedarán completamente restaurados antes de tres meses, según las estimaciones de la Demarcación de Carreteras del Estado en Murcia.

-    Se consideran múltiples roturas con interrupción de servicio en Infraestructuras de Suministro de Agua (Miles de personas sin agua potable). También en Infraestructuras de Telecomunicaciones, e Infraestructuras Agrarias.

-    Hay daños en productos hortofrutícolas por valor de 8.000 M. € (2.000 a 2.500 Ha. cultivadas están afectadas, y son la reserva del mercado de frutas para 500 M. de europeos). Cada agricultor obtiene unos beneficios de unos 2.500 € x Ha (Dos ó tres cosechas anuales). La tierra tardará un año para recuperar su capacidad de cultivo y también se cuestiona el cultivo de plantas ornamentales por la asfixia radicular producida por la cubrición total del suelo con el cieno, barro, y fangos de las inundaciones (Todo agravado por ldelicada situación económica de los agricultores,  por la que solo un 10% tiene Seguros Agrarios para cubrir riesgos y/o daños).

-    Considerando solamente estos datos, es inevitable advertir que se ha producido una tragedia de difícil reparación y solo remediable en el plano material. La indiferencia gubernamental ante el duelo repetido genera entre los afectados un impacto moral de dificil evaluación.

  OPINIONES DE  EXPERTOS

  1_3.jpg- LA COORDINADORA ECOLOGISTA ALMERIENSE aprovecha estas inundaciones para volver a advertir de los peligros del urbanismo desmesurado. En una reciente nota de prensa acusa de lo sucedido a “la obstrucción de cauces de ríos y ramblas por ocupación urbanística así como por la excesiva concentración urbanística sin planificación” (sic). Alerta de que el problema no está sólo en el Levante sino también en el Poniente, en la zona de Las Salinas entre Roquetas y El Parador; “éstos conocidos hechos son constatables aunque curiosamente no se denuncian nunca como causa de los hechos.  La ón es propiciada por políticos sin escrúpulos que se han dejado arrastrar por los intereses de los constructores, lo que ha llevado, una vez más, a denunciar públicamente uno de los problemas medioambientales más graves de esa Provincia. Se trata del desarrollismo urbanístico que han realizado los ayuntamientos sobre todos costeros, lo que ha favorecido una enorme concentración urbanística, ocupando cauces de ríos, ramblas y otras zonas inundables además de destruir zonas naturales privilegiadas, que ha llegado a colapsar la capacidad natural de todas estas zonas, resultando una masificación tanto urbanística como humana que destruye su encanto natural. Todo ello contribuirá a la creciente demanda de agua” (sic). Desde la misma Coordinadora vuelven a criticar a los políticos responsables de urbanismo por evidenciar su total desprecio a la protección de la Naturaleza y a favor del urbanismo desmesurado y de la especulación que solo beneficia a unos pocos: “Todo este proceso urbanístico que ha ido destruyendo poco a poco todo el litoral ha sido frenado temporalmente, por la crisis económica, pero los planes urbanísticos siguen en los despachos de constructores y ayuntamientos y sus responsables paseándose y en espera de tiempos mejores. Todas estas desgracias tienen responsables, con nombre y apellidos” (sic).

 -  EL CATEDRÁTICO DE INGENIERÍA HIDRÁULICA DE LA UNIVERSIDAD DE GRANADA, MIGUEL ÁNGEL LOSADA, afirma: “Todas las administraciones tienen su parte de responsabilidad, y también algunos propietarios que se opusieron ferozmente a la propuesta de deslinde de Playa Vera, que declaraba la zona como inundable” (sic). El experto es autor de un informe muy crítico con la nueva Ley de Costas del Gobierno. En él se recoge precisamente el ejemplo de Playa Vera, que ahora suena como una advertencia de lo que más tarde o más temprano iba a ocurrir. “Proteger Playa Vera puede costar cinco millones de euros. La nueva reforma grava sobre los presupuestos del Estado el gasto de las inundaciones. Pero quién debe pagarlo deberían ser los que han construido en esas zonas. Si ponemos urbanizaciones y carreteras junto a los ramblas y las riberas del mar tendremos más desastres como el de Playa Vera. Es una locura” (sic), dice Losada.

- EL CATEDRÁTICO DE ANÁLISIS GEOGRÁFICO REGIONAL, UNIVERSIDAD DE ALICANTE, JORGE OLCINA CANTOS, donde imparte clases de Ordenación del Territorio, Climatología y Riesgos Naturales, dice: "Se sigue permitiendo la construcción de viviendas en zonas de inundación"(sic). Sus investigaciones se centran en aspectos como la climatología, los riesgos naturales, los recursos de agua o la ordenación del territorio. Hace hincapié en el papel del ser humano como agente activo en la creación de territorios de riesgo. Según Olcina: “los consumidores deben exigir a sus representantes institucionales que se tomen en serio un problema como el de los riesgos naturales, en el que se ponen en peligro vidas humanas” (sic).
   Sobre las últimas riadas en Levante y su devastación, opina que: ”En los últimos treinta años se ha incrementado el riesgo de forma importante. Se ha construido en zonas indebidas (proximidades o interior de los cauces, en áreas de avenamiento precario, etc.. En suma, ha habido un escaso respeto por el medio físico, que a veces se comporta de forma extraordinaria. Y el litoral mediterráneo es una zona muy sensible a este tipo de episodios” (sic).
  Sobre las medidas que deberían tomarse para que no vuelva a suceder una catástrofe de este tipo, dice: “Habría que cumplir las leyes relacionadas con el urbanismo y la ordenación del territorio. Se sigue permitiendo la construcción de viviendas en zonas de inundación. Es absolutamente necesario que se paralice y se impida la aprobación de planes urbanísticos que no incluyan estudios detallados del medio físico y mapas de riesgo. La reciente Ley del Suelo (Ley 8/2.007) del pasado mes de mayo así lo obliga. Confiemos que haya una vigilancia estricta de su cumplimiento por parte de todas las administraciones” (sic).  el por qué no se aplican estas medidas, dice: “El tema del riesgo no interesa; molesta a los políticos. Pero tiene que ir calando el mensaje de que se juega con vidas humanas y las administraciones tienen el deber de garantizarnos el derecho constitucional a una vida segura. Esto parece que se olvida con mucha frecuencia, y luego vienen los desastres” (sic).

  CONCLUSIONES1_4.jpg

-    Es trágica y hasta patética la periodicidad inexorable de tantas muertes y desgracias,  realmente evitables. Los daños materiales son menos importantes que el desánimo social al advertir su indefensión; una situación equívoca con actores interesados en mantenerla confusa por su responsabilidad (¿Nos acordamos de otras tragedias como: La Presa de Tous; La Riada de Valencia; Los Vertidos tóxicos de Aznarcóllar; el Prestige; etc.,etc.,?).

-  No se puede seguir culpando “a la Naturaleza” de los desastres naturales, equivale a quitarse el problema de encima realizando una irresponsable y culposa dejación de funciones (Las prioridades de atención-inversión de los Presupuestos Generales del Estado ¿desdeñan la urgencia que plantean periódicamente estas tragedias?).

-   Que se caiga un puente es lamentable pero es más grave saber ahora de algún dato relacionado/ble, como la cronológicamente anterior Concesión y Permiso Municipal, obtenida/o por una constructora local para la extracción de gravas del cauce del río de referencia (es “significativo” que dicha extracción se realizaba próxima al punto donde colapsaron después los apoyos del puente) ¿se indaga este dato o se intenta ocultar distrayendo la atención hacia supuestas deficiencias de su construcción original?  

-    Nadie habla de responsabilidades, pero los Juristas consultados afirman  que técnicamente la Administración es Responsable Civil Subsidiaria de los efectos de las catástrofes. Pero es que en éste caso hay más,  pues habiéndose producido muertes y siendo éstas reiteradas cabe imputar, dicen, Responsabilidad Penal por presuntos Homicidios Involuntarios por Imprudencia, con un más que posible agravante por Continuidad.

-    La nueva Ley de Costas amnistía 10.000 Viviendas construidas en playas y alrededores. En virtud de lo expuesto parece: culposo, irresponsable, e incluso contradictorio, pues incumple Normativas aprobadas por el mismo Ejecutivo. ¿A quién se ampara-beneficia? ¿Hablamos de clientelismo o de comensalismo?

-    En su visita a las zonas afectadas, la Reina de España dijo a los damnificados: “Espero no volver más” (sic). Es un bienintencionado deseo aunque todos sabemos que eso dependerá.…del “TIEMPO” (De hecho una damnificada recordó en voz alta, que pocos años antes y en una visita anterior acompañada por el Rey: ….. dijo lo mismo).   
    Así las cosas, es de orientadora aplicación un Principio Axiomático de la Dialéctica según el cual: “La naturaleza de los procesos se pone de manifiesto en el desarrollo de los mismos” (Reflexión personal).

-   ……Y si han mantenido su lectura hasta aquí, gracias por su atención ...… y que “la próxima”…… nos pille a resguardo.  
  

FUENTES  DE  INFORMACIÓN
(Fotografías y Chistes proceden de diversos Sitios Web de la Red Informática Mundial, con fuente y autoría no siempre concretada)
          ____________________________________________________
                 
    Ministerio de Agricultura, Alimentación, y Medio Ambiente.
    Instituto Nacional de Meteorología.
    Ministerio de la Vivienda.
    Dirección General de Tráfico.
    Servicio de Investigación de la Universidad de Valencia.
    Consorcio de Compensación de Seguros.
    Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España.
    Asociación de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos.
    Prensa nacional diversa.                                                                                                                                               
    Suplemento dominical, diario “El País” (7/Oct./2.012).                                                                                                     
    Telediarios y Boletines Radiofónicos (desde 30/Sept./2.012).                                                                                                                                                 
    TVE-I. Programa: “Informe Semanal” (6/Oct./2.012).                                                                                                                                                                                                                                                                                       
    Consultas con expertos de actividad relacionada.                                 
    

 
< Anterior   Siguiente >