logo

Vuelve la “Nueva Izquierda” - Número anterior - PDF Imprimir E-Mail
César Vilar Antolí-Candela

  La constitución del proyecto Equo en partido político pretende minar el proceso de reconstrucción de IU en torno a propuestas anticapitalistas y supone un balón de oxigeno para el PSOE, ante su más que probable batacazo electoral. El proceso se completa con la aparición de Izquierda Abierta y la voluntad de Iniciativa per Catalunya-Verds de articular un gran espacio “ecosocialista” a nivel estatal junto a partidos nacionalistas socialdemócratas.
Los procesos electorales aceleran los debates de las alianzas políticas entre los diversos grupos que trabajan a la izquierda del PSOE. Arrinconada la autocrítica en pro de una unidad ficticia que ayude a afrontar los retos futuros y tras años de desastres electorales, frutos de la suicida política de acercamiento al PSOE y al pensamiento políticamente correcto, la afiliación de Izquierda Unida (IU) decidió en su última Asamblea federal de 2008 echar de la coordinación federal a Gaspar Llamazares, máximo responsable de las últimas debacles electorales y del desarme ideológico de la que había sido la principal organización que, desde dentro de las instituciones del sistema político emanado de la transición, se había opuesto con firmeza a las políticas neoliberales.
  Fruto de ese debate interno, la actual dirección federal capitaneada por Cayo Lara estableció un nuevo proceso de reflexión que trascendía a la propia estructura interna de IU, que, con el nombre de “Refundación de la Izquierda”, pretendía sumar esfuerzos individuales y colectivos para encarar un duro periodo de resistencia a las severas políticas de ajuste que estaban ejecutando sobre la mayoría de la ciudadanía los diferentes gobiernos en manos del PSOE, del PP y de las derechas regionalistas, tras los mandatos taxativos de las instituciones capitalistas internacionales.

EL PSOE SE ESTRELLA
  Las pasadas elecciones municipales y autonómicas han dejado al PSOE muy tocado de cara a afrontar las elecciones generales. El desastre electoral socialdemócrata en la doble cita de Mayo de 2011 se ha cifrado en dos millones de voto de diferencia con el PP, la pérdida de gran parte de su poder municipal, y la derrota histórica en feudos tradicionales como Castilla la Mancha, Asturias o Aragón. En Extremadura, tradicional feudo del PSOE, el partido de José Luis Rodríguez Zapatero pierde 10 puntos con respecto a las elecciones autonómicas de 2010 y se ve desbancado a la segunda posición detrás de un PP que se queda a un escaño de la mayoría absoluta (32 escaños para el PP, 30 para el PSOE y 3 para IU, que vuelve a estar representada en la Asamblea regional).
  juantxo_lopez_uralde.jpgLa falta de predisposición al acuerdo programático con la federación extremeña de IU por parte del candidato autonómico y la dirección regional socialdemócrata, dejan al PSOE en la oposición por vez primera en la historia electoral extremeña desde la muerte del dictador, lo que provocó la reacción enconada y furiosa de la prensa afín al PSOE, que acusó a IU del acceso del PP al gobierno regional con el soniquete habitual de “la pinza”, estrategia diseñada en los noventa por Diego López Garrido (antiguo dirigente del PCE y actual secretario de estado para temas de la Unión Europea en el ejecutivo de Zapatero), que, con la difusión mediática de PRISA, pretendió acabar de un plumazo con el ascenso electoral y organizativo de la IU comandada por Julio Anguita.
  Los desastres electorales del PSOE se iniciaron con la humillante derrota en las elecciones autonómicas catalanas en las que la lista electoral encabezada por el actual primer secretario general del PSC, José Montilla, no llegó ni al 20% de los votos, una derrota que sepultó a Esquerra Republicana de Catalunya con el peor resultado de su historia reciente y el estancamiento más que previsible de la unión política formada por los ecosocialistas de Iniciativa per Catalunya-Verds y la federación catalana de IU (EUiA). Esta cadena de derrotas, que puede concluir en el peor resultado de la historia para el partido fundado por Pablo Iglesias en unas elecciones generales, ya ha provocado los primeros movimientos en la órbita política afín al PSOE y sus tentáculos mediático-empresariales.

RAPIÑA POLÍTICA
  Poco después de que Izquierda Unida iniciase su proceso de refundación, saltaba a la palestra una nueva formación política de corte ecologista que, con el nombre de Equo y encabezada por el expresidente de Greenpeace en España Juan Manuel López de Uralde, pretende disputarle a IU el electorado de izquierdas potencialmente cabreado y defraudado por el salto cuantitativo hacia políticas económicas de extrema derecha que ha venido desarrollando el PSOE desde comienzos de la actual legislatura.
Equo ha venido defendiendo la necesidad de una fuerza política transversal al PSOE y a IU y por ello ha mantenido un carrusel de reuniones con una serie de partidos políticos de ámbito regional con el objetivo de articular un frente electoral sólido que pueda obtener representación parlamentaria en el Congreso de los Diputados en las elecciones de Noviembre. Estas reuniones han concluido en la formación de una coordinadora nacional que se ha dado en llamar “Espacio Plural”.
  En estas conversaciones han participado partidos políticos como Iniciativa per Catalunya-Verds, que está reconsiderando seriamente romper su alianza con IU por lo que ellos consideran a la actual dirección de la coalición de izquierdas como demasiado escorada a la izquierda y sensible a la “tradición comunista”. Asimismo dieron su apoyo a estas reuniones Iniciativa del Poble Valenciá, organización escindida por la derecha en la federación valenciana de IU en 2007, tras la ruptura promovida por dos diputadas tránsfugas, de las cuales Mónica Oltra es su principal dirigente; Iniciativa-Verds de Baleares, también escindida de lU y comandada por el que fuera dirigente del PCPE y máximo valedor de Llamazares en las islas, Miquel Roselló; la Chunta Aragonesista, y una escisión de IU en Andalucía liderada por la exportavoz de IU en el Parlamento de Andalucía, Concha Caballero, cuyos seguidores se han constituido en  una corriente-facción llamada “Paralelo 36”

PARA LA HEMORRAGIA CON “CEJAS” DE RELUMBRÓN
  A la par que se desarrollan estos acontecimientos fuera de IU, algunos intelectuales afines a la izquierda parlamentaria y voceros autorizados del grupo PRISA publicaban un documento denominado “Una ilusión compartida”, en el que se pide una especie de casa común que recuerda mucho a la estrategia que siguió Nueva Izquierda cuando se constituyó en partido político dentro de Izquierda Unida, en 1996. Individuos como Pedro Almodóvar o Joaquín Sabina, que en el pasado dieron su apoyo a la ultraliberal Constitución europea y que en la actualidad le hacen el juego a la contrarrevolución cubana, pretenden dirigir un nuevo proceso de fusión de fuerzas progresistas cuyo único horizonte no declarado es parar la más que posible hemorragia electoral que sufra el PSOE de Rubalcaba, una hemorragia que amenaza seriamente la estabilidad del bipartidismo en el Estado español.
lopez_garrido.jpg  También en este contexto, Gaspar Llamazares y los seguidores que le quedan dentro de la coalición de izquierdas (después de las numerosas desbandadas de las que Rosa Aguilar es el ejemplo más conocido) están promoviendo la conversión de la corriente  ”Izquierda Unida Abierta” en el partido político “Izquierda Abierta”, de cara a poder negociar con las mejores perspectivas posibles la inclusión de personas afines al político asturiano en las listas electorales e influir todo lo posible en el debate de la política de alianzas que se debe dar de cara a la próxima cita electoral. Llamazares ya ha reconocido su predisposición a ir de candidato por Asturias, una circunscripción en la que IU lleva ausente en el Parlamento, con sucesivos fracasos en las elecciones de 2004 y 2008, e incluso se ha ofrecido a ir de número 2 de Cayo Lara por la provincia de Madrid. La propuesta más destacada que ha ofrecido Llamazares últimamente iba en la dirección de articular un gran frente electoral de la mano de los actuales socios de IU en el grupo parlamentario del Congreso (ERC e Iniciativa per Catalunya-Verds) y ampliar el mismo a fuerzas políticas como el Bloque Nacionalista Galego. Los efectos antidemocráticos de la ley electoral, unidos a la tendencia a la baja de las fuerzas que se mueven a la izquierda del PSOE, facilitan la acentuación del perfil bipartidista de las instituciones parlamentarias, provocando la desaparición institucional de todo lo que no sea PPSOE o CiU-PNV.
  Una vez más, la magia de la ciencia estadística dictada por las encuestas dirá por dónde deben transitar muchas de las burocracias políticas que han surgido de los muchos gobiernos de coalición que se han montado a lo largo y ancho de la geografía estatal. Mientras esto ocurre, el consejo de administración del capitalismo europeo sigue dictando las políticas económicas que previsiblemente arrasarán sin paliativos lo poco que queda de la estructura social heredada de la Segunda Guerra Mundial. Una de las conclusiones a las que se debería llegar es que sin unidad y organización política, no es ni será posible evitar la concatenación de recortes y medidas antipopulares.
 
< Anterior   Siguiente >